Mariposas


 

Fuiste la mejor interpretando tu papel de niña buena

convenciéndome que lo nuestro era un amor de novela rosa

de esos que tanto te gustan

y a la que sin ser demasiado ocurrentes

podríamos haberle puesto de nombre “Mentiras”.

 

Tenías el plan perfecto para desangrar mi corazón,

sin hacer ruido, sin anestesia que calme el dolor

de tantas espinas clavadas

en las que has convertido las rosas que yo te regalaba.

 

Dicen que cuando te enamoras el estómago se llena de mariposas,

las mías se han vuelto murciélagos que muerden,

que desgarran por dentro y duele,

joder cómo duele.

 

Mentiras que se transforman en heridas

a las que tú tan complaciente como siempre decides echar vinagre

mezclado con el amargo sabor de alguno de tus besos

que aún me recorre por dentro.

 

He quemado todas tus fotografías en las que me sonreías,

lo mismo he hecho con los versos que hablaban del amor que por ti sentía,

estas son las últimas palabras que te dedico,

me cansé de tus mentiras,

de tantas falsas caricias convertidas en heridas,

te equivocas si piensas que te echo de menos,

aunque no puedo evitar que a veces duela tu recuerdo.

 

Hiciste bien saliendo de mi vida,

ahora me toca a mí sacarte de mi cabeza,

vomitar el mínimo rastro de dolor que me quede de ti,

aprender a vivir sin el calor de tus manos,

prefiero quedarme solo a seguir mal acompañado.

Pedro Arévalo 

Anuncios

Frida

Un collar de espinas anudado al cuello

algunas caprichosas se afanan en clavarse dentro

pero tranquilo que este dolor es más leve

que el sufrido por tantos amores perdidos.

 

El pequeño colibrí cansado de volar

ahora yace inerte sobre mi pecho

hay quien dice que muerto

será mi talismán en amores venideros.

 

No escuches al mono,

no temas al gato de la mala suerte,

solo haz caso a lo que tu corazón dicte,

desgarra la crisálida que te envuelve,

resucita en bella mariposa y vuela,

vuela alto, vuela libre,

sin necesidad de manos que te empujen.
PD: Pequeño homenaje a la gran Frida Kahlo en el 110 aniversario de su nacimiento, hay artistas que enamoran con su obra y yo me declaro un enamorado de la suya.

Pedro Arévalo 

Niebla


 

Y de repente un día llega la niebla

convirtiéndose en dueña de todo,

una cama que no es la suya,

un mundo que ayer era solo tuyo,

unos ojos vacíos, apagados

que tratan en vano de reconocer

el reflejo que muestra el espejo.

Niebla que poco a poco

comienza a invadir tu cuerpo

ya gastado de tanto caminar,

la piel que ayer era de terciopelo

se torna trasparente, a punto de rasgarse

con una simple caricia que ya no sientes.

Presente vacío cansado de batallar

en el precipicio del pasado,

funeral de sentimientos

en tantas viejas historias contadas al olvido,

de vez en cuando un rayo de sol travieso

se cuela en la niebla convirtiéndote en una efímera

con el tiempo justo para recordar

algún que otro momento de felicidad,

pero la niebla vuelve en el mismo instante

que de tus agrietados labios sale un ¿quién eres?.

Solo queda niebla,

ya no importan las horas

ni los intentos para detener el tiempo

ya no hay bailes de sueños

solo quedan sonatas silenciosas interpretadas a duo

por la soledad y el vacío.

Pedro Arévalo 

Un día 


 

Y llegó el día que dije que había dejado de quererte,

sin pararme a pensar,

aún sabiendo que era mentira,

lanzado por un mero impulso irracional.

 

Puede que yo no haya sido lo mejor

que en la vida te ha pasado,

torpe, necio, algo insustancial,

pero sé la manera en que te sigo extrañando.

 

Una noche más,

otra luna que se esconde,

tu nombre,

un día más,

calladas las horas,

silencios que ocupan días enteros,

quejidos en la noche,

ojos apagados

y no estás.

 

Detengo el tic tac de mi corazón

mientras la vida sale corriendo,

me olvido de olvidar,

camino por callejones vacíos

hasta esperar la luz de un nuevo día,

te sigo extrañando,

quisiera volverte a encontrar

para decirte todo lo que no dije.

 

Vuelves ahora que no te esperaba,

vuelvo a verme a tu mirada,

quizá sea demasiado tarde,

solo confía en mí, cierra lo ojos

y déjate sentir(me),

estoy aquí y esta vez no voy a huir.

Pedro Arévalo 

Te regalo 

Te regalo una foto

en la que aparecemos los dos sonriendo, quizá así consigas recordar que existió un tiempo

en que vivimos algo bonito,

algo que hoy es pasado imperfecto,

sé que tú también recuerdas

el primer día que nos conocimos.
Te regalo una rosa

para que recuerdes que te sigo amando

ya sé que tiene todas sus espinas

y que al pasar la yema de tus dedos por cada una de ellas

volverás a sentir esa punzada de dolor recordando los malos momentos vividos.
Te regalo mis labios

para que puedas volver a sentir

como el calor recorre tu cuerpo

quiero volverte a amar

sin importarme el precio a pagar.
Te regalo papeles en blanco y una caja de pinturas

para que puedas volvernos a dibujar

en el fondo de la caja te dejo una goma de borrar

por si decides reparar algún error cometido.
Te regalo mi camisa favorita

para que la vuelvas a usar en cada despertar,

como a mí me gusta, mi camisa y nada más,

sé que todavía guarda mi olor

quizá con ella puedas recordarme

como yo lo hago contigo.
Te regalo la mejor de mis sonrisas

para esos momentos de tristeza,

te regalo mi presencia

para esa soledad que te acompaña,

te regalo lo que soy.

Pedro Arévalo 

Poema


 

Hace tiempo que intento escribir un poema

que sea capaz de besarte,

que proclame a gritos tu nombre

escondido en sus versos,

si me marcho o si me quedo

quizá no sientas que aquí sigo cuando te miro.

 

Escribo un poema

tratando de poner voz a mi silencioso dolor,

un poema que trate de explicar

que quizá no fui lo mejor,

un poema que narre como lucho por el amor,

incansable cada noche

hasta que nos encuentre el sol.

Pedro Arévalo 

Olvidemos

No regreses por todo lo que vivimos,

ahora prefiero volar solo,

descubrir la verdad en mí mismo,

no regreses, de nada sirven las excusas,

quizá hacernos daño fue lo mejor que hicimos,

quédate con tu corazón

yo prefiero quedarme con el mío.

 

Espero que encuentres otra mirada,

otras manos que te hagan arder,

aquí ya no hay nada que podamos hacer,

será mejor que nos olvidemos,

yo de ti, tú de mí.

 

No regreses, soy feliz con mi soledad,

he recuperado la visión después de tu ceguera,

no regreses, ahora soy solo un dolor

que quizá algún día te devolverá el tiempo,

ansío la paz, la misma paz que nunca rozó tu cuerpo.

 

Espero que encuentres otros labios que te besen,

otras caricias que te calmen,

aquí ya no hay nada que podamos hacer,

será mejor que nos olvidemos,

yo de ti, tú de mí.

Pedro Arévalo 

Ahora que no estás 


 

Despierto y el silencio solo me sabe a ti,

abro la ventana y el aire me sabe mucho más,

observo otro nuevo amanecer,

ojalá pudiera recortarlo

y enviártelo allá donde despiertes,

sabes que siempre he sido un loco

en esto de imaginar.

 

Despierto y respiro,

sumo uno a uno los inviernos

que han pasado desde que decidiste marchar,

ligera de equipaje te dejas llevar por el viento,

tras la ventana observo

como agitas tus alas en libertad,

sabes que seguiré sintiéndote

mientras el viento me roce.

 

Le pido al tiempo que me devuelva

a esa bella historia que creímos que no tendría final,

sé que no podrá volverse realidad,

al menos que me permita soñar(te).

Pedro Arévalo 

Guerra y paz


 

Entre guerra y paz nos habitamos,

arriesgando entre el dolor y la belleza,

entre guerra y paz puro éxtasis,

hilando verdad con retales de ilusión,

entre guerra y paz cadáveres dejados al olvido.

 

Entre guerra y paz promesa,

miedo, distancia, culpa y deseo,

entre guerra y paz el equilibrio

siempre pendiente de un adiós, de un quizás,

entre guerra y paz caminamos juntos

sin echar la vista atrás.

 

¿Quién pone las normas?

¿Quién pide perdón aunque solo sea una vez?

¿Quién habla de sueños?

¿Quién ofrece amor?

¿Quién no ha cambiado el rumbo de su camino haciendo de su destino un lugar mejor?

¿Quién se lanza al vacío con la sana convicción de alzar el vuelo?

 

Entre guerra y paz seguimos saboreando nuestras entrañas,

entre guerra y paz sin refugio,

encerrando libertad, reviviendo al corazón,

entre guerra y paz lamento

y en medio solos tú y yo.

Pedro Arévalo 

Novato

Sigo siendo un novato

en esto de las heridas que deja el ayer,

sigo sintiendo que algo arde dentro de mí

cuando te pienso,

sigo sin saber si lo correcto es salir a buscarte

o dejarme vencer.

 

Camino por un desierto al que le falta tu oasis,

incansable me decido a seguir el camino

que han dejado tus huellas,

alguien agarra mi mano,

es Peter Pan que viene para llevarme

a ese país de nunca jamás

del que no debí escapar.
Pedro Arévalo